jueves, 18 de octubre de 2012

Abstenerse de sangre... Cuestion de conciencia Parte 1



Ya analizamos los motivos que llevaron a escribir una carta para los cristianos delas naciones en el concilio de Jerusalén, en la actualidad nos parecería risible hacer tanto alboroto por un pedazo de carne, pero fieles a analizar la biblia en su contexto, no es la única vez en la biblia que se menciona este hecho. Veamos

“Al día siguiente, fuimos con Pablo a visitar a Santiago, el hermano de Jesús. Cuando llegamos, también encontramos allí a los líderes de la iglesia. Pablo los saludó y les contó todo lo que Dios había hecho por medio de él entre los que no eran judíos. Cuando los miembros de la iglesia oyeron eso, dieron gracias a Dios y le dijeron a Pablo:

"Bueno, querido amigo Pablo, como has podido ver, muchos judíos han creído en Jesús. Pero todos ellos dicen que deben seguir obedeciendo las leyes de Moisés. Ellos se han enterado de que, a los judíos que viven en el extranjero, tú los enseñas a no obedecer la ley de Moisés, y que les dices que no deben circuncidar a sus hijos ni hacer lo que todos los judíos hacemos. ¿Qué vamos a decir cuando la gente se dé cuenta de que tú has venido? Mejor haz lo siguiente. Hay entre nosotros cuatro hombres que han hecho una promesa a Dios, y tienen que cumplirla en estos días. Llévalos al templo y celebra con ellos la ceremonia de purificación. Paga tú los gastos de ellos para que puedan cortarse todo el pelo. Si haces eso, los hermanos sabrán que no es cierto lo que les han contado acerca de ti. Más bien, verán que tú también obedeces la Ley. "En cuanto a los que no son judíos y han creído en Jesús, ya les habíamos mandado una carta. En ella les hicimos saber que no deben comer carne de animales que se hayan sacrificado a los ídolos, ni sangre, ni carne de animales que todavía tengan sangre adentro. Tampoco deben practicar las relaciones sexuales prohibidas por nuestra ley"”. (Hechos 21:18-25 BLS).

Aquí vemos cosas que nos aclaran el panorama, en aquellos días los cristianos en Jerusalén todavía llevaban ofrendas al templo, es decir practicaban todas las solemnidades de la ley, y los cristianos de las naciones, también tenían sus propias prácticas religiosas. Una de ellas era la de fornicar en los actos religiosos.

Por ejemplo en la congregación de Tiatira se practicaba la fornicación religiosa tanto que el propio señor Jesucristo tuvo que intervenir.

Pero tengo contra ti que dejas actuar a tu Jezabel, esa mujer que se llama a sí misma profetisa, que enseña a mis servidores y los hace descarriar, pues se prostituyen y comen carnes sacrificadas a los ídolos. Le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere dejar su prostitución. Por eso ahora la voy a arrojar a un lecho de dolor y también enviaré una prueba terrible a los que cometen adulterio con ella, a no ser que se arrepientan de sus maldades.  (Apocalipsis 2:20-22 BLA).

Esta práctica religiosa era común entre las naciones, por ello los apóstoles dejaron en claro que aunque se permitían muchas practicas de sus religiones anteriores, tanto la judía como la pagana, había cosas que no se permitirían. Como la prostitución religiosa. Para aquellos que creen mas en  La Atalaya 1° de abril de 1983 página Página 8 bajo el tema, “Conozca a los cristianos primitivos”, que en la biblia, les trascribimos el texto.

“Pablo llegó a Corinto en el año 50 E.C., justamente diecisiete años después de la muerte de Jesús. En aquellos días la ciudad era una colmena humana. Ubicada estratégicamente, era un próspero centro comercial y un imán que atraía a personas pintorescas de todas las nacionalidades.
También era un centro mundial de deportes. Solo los juegos olímpicos se consideraban más importantes que los juegos ístmicos, que se celebraban allí cada dos años. Y la ciudad era religiosa. Corinto era especialmente célebre por su devoción a la diosa griega Afrodita, y por la inmoralidad que acompañaba a la adoración de esa diosa. De hecho, “corintar” significaba “practicar la prostitución”.” (Tipo de letras negritas puesto por mí)
El concilio de Jerusalén del primer siglo se aseguró de que la prostitución religiosa no fuera entrar en la congregación cristiana, so permiso de la libertad de la ley. ¿Pero que pasaba con los alimentos ofrecidos a ídolos, y la sangre? analizaremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina: