martes, 20 de noviembre de 2012

Como nos enseña el Espiritu Santo... Parte 2



Pero es el Espíritu Santo mismo el que hace todo esto, y el que decide qué capacidad darle a cada uno. (1 Corintios 12:11 BLS)

 Como analizamos en el artículo anterior, las manifestaciones de enseñanza del Espíritu Santo no eran dadas para beneficio personal, eran dadas para ministrar a los demás, comúnmente en reuniones.(1 Corintios 12:7)

De aquí se desprende claramente que no todos tendremos el mismo nivel de conocimiento, a unos les eran reveladas unas cosas y las demás a otros. No es decisión nuestra, es decisión del Espíritu Santo.  Veamos como es esto.

Dios nos enseña que, cuando el Espíritu Santo nos da alguna capacidad especial, lo hace para que procuremos el bien de los demás. A algunos, el Espíritu les da la capacidad de hablar con sabiduría, a otros les da la capacidad de hablar con mucho conocimiento, a otros les da una gran confianza en Dios, y a otros les da el poder de sanar a los enfermos. Algunos reciben el poder de hacer milagros, y otros reciben la autoridad de hablar de parte de Dios. Unos tienen la capacidad de reconocer al Espíritu de Dios, y de descubrir a los espíritus falsos. Algunos pueden hablar en idiomas desconocidos, y otros pueden entender lo que se dice en esos idiomas. Pero es el Espíritu Santo mismo el que hace todo esto, y el que decide qué capacidad darle a cada uno.  (1 Corintios 12:7-11 BLS)

Es el Espíritu Santo quién decide que capacidad darle a cada uno. Aquí haremos un paréntesis, ¿No que el Espíritu Santo era una fuerza activa?, ¿Cómo una fuerza puede decidir a quien le da sabiduría y a quien conocimiento o que darle a cada persona?(Juan 16:12). Sin embargo seguiremos viendo como nos enseña el Espíritu Santo.

Al igual que los milagros, las manifestaciones del Espíritu Santo, mayormente  se dan con un propósito de confirmar quien lo tiene, o quien es el representante de Dios. Por ejemplo recordemos unos cuantos:

Para empezar el caso de Elías  (Cuyo nombre significa Jehová es Dios, Jehová  es mi Dios) en su lucha contra la adoración promovida por Jezabel (cuyo nombre significa; ¿Donde está el Príncipe?, es decir Baal), en los tiempos tiempos en que ya no se sabía quien era realmente Dios. La resolución del esto llego pronto:

Entonces cayó fuego de Jehovah, que consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo; y lamió el agua que estaba en la zanja. Al verlo toda la gente, se postraron sobre sus rostros y dijeron: —¡Jehovah es Dios! ¡Jehovah es Dios! (1 Reyes 18:38-39 RVA)

Lo mismo pasó con las plagas de Egipto, cada una fue dirigida a la adoración de un Dios egipcio en particular, al final la nación de Israel y muchos no Israelitas pudieron decidir a quien adorar.

Los hijos de Yisra'el viajaron de Raamses a Sukkot, algunos seiscientos mil hombres a pie, sin contar los niños. También fue con ellos una multitud mixta,[54] como también animales de cría en grandes números, ambos rebaños y manadas.  (Éxodo 12:37-38 KADOSH)  [54] Tárgum Onkelos; "Una multitud de extranjeros también fue con ellos."

Esto no significa que Dios no pueda hacer milagros de manera particular solo por respuesta a sus solicitantes. (2 Reyes 20:4-10), Sin embargo cuando los milagros eran muchos, evidentemente era para no dejar dudas de Quien era Dios. Pero después podían pasar años, sino es que cientos de años sin que se manifestara algún milagro.
  
Al igual en el primer siglo, los milagros de Jesús  confirmaban sus dichos Por ejemplo:

Jesucristo es el Señor del Sábado: "Por esto, el Hijo del hombre tiene autoridad también sobre el sábado. Jesús entró otra vez en la sinagoga; y había en ella un hombre que tenía una mano tullida. y espiaban a Jesús para ver si lo sanaría en sábado, y así tener de qué acusarlo. Jesús le dijo entonces al hombre que tenía la mano tullida:
 –Levántate y ponte ahí en medio. Luego preguntó a los otros:
 ¿Qué está permitido hacer en sábado: el bien o el mal?¿Salvar una vida o destruirla? Pero ellos se quedaron callados. Jesús miró entonces con enojo a los que le rodeaban, y entristecido por la dureza de su corazón le dijo a aquel hombre:
 –Extiende la mano. El hombre la extendió, y su mano quedó sana. " (Marcos 2:28-3:5 DHH)

Jesucristo es la Resurrección y la vida: "Jesús le dijo entonces:
 Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que todavía está vivo y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto? Ella le dijo:
 […]
 –Señor, ya huele mal, porque hace cuatro días que murió. Jesús le contestó:
 ¿No te dije que, si crees, verás la gloria de Dios? Quitaron la piedra, y Jesús, mirando al cielo, dijo:
 –Padre, te doy gracias porque me has escuchado. yo sé que siempre me escuchas, pero lo digo por el bien de esta gente que está aquí, para que crean que tú me has enviado. Después de decir esto, gritó:
 –¡Lázaro, sal de ahí! y el que había estado muerto salió, con las manos y los pies atados con vendas y la cara envuelta en un lienzo. Jesús les dijo:
 –Desátenlo y déjenlo ir. Por esto creyeron en Jesús muchos de los judíos que habían ido a acompañar a María y que vieron lo que él había hecho.  (Juan 11:25-45 DHH)

Al igual nosotros los dones que el Espíritu Santo decida  darnos no son para uso personal, ni para hacer espectáculo público, de hecho en una ocasión que a Jesús le pidieron milagros no los hizo. “Mucha gente se acercó para escuchar a Jesús. Entonces él les dijo: "Ustedes me piden como prueba una señal, pero son malos y no confían en Dios. La única prueba que les daré será lo que le pasó a Jonás. “ (Lucas 11:29 BLS).


En las congregaciones en el primer siglo, conforme los dones del espíritu iban confirmando la aprobación de Dios y del Señor Jesucristo, dichos dones del espíritu iban siendo menos espectaculares y menos frecuentes. (1 Corintios 13:8-13)


¿Significaba ello que los dones del Espíritu nunca mas surgirían?, Cuando estos cesaban… ¿Como sabían los cristianos la voluntad de Dios?
 

3 comentarios:

  1. Siempre que Jesús hacía un milagro, o en muchas ocasiones preguntaba :¿Crees en mi? o ¿Crees que puedo hacerlo? e incluso en una ocasión los apostoles le preguntaron ¿por qué nosotros no hemos podido hacerlo? y Él les contestó : Os ha faltado fe.

    Desde mi humilde opinión, creo que no la necesita, eso es evidente, pero ´sí que Dios exige nuestra fe para que el espiritu opere en nosotros.Nos falta fe y confianza.

    Por otra parte los dones del Espiritu siempre entrañan un peligro, el de la soberbia, el de apropiarnos de ese don como si fuera nuestro por lo que también pienso que el Espiritu no lo concedería a cualquiera que no sepa que va a servirle sin creerse el amo.

    Es muy interesante lo que dices ¿cómo una fuerza activa puede decidir que dones darnos?

    No he encontrado en ninguna Bíblia salvo en la de los Tj, la traducción "fuerza activa".

    Saludos.Aurora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La expresión fuerza activa no aparece en los manuscritos mas confiables y antiguos que existen. Es una modificación a modo de la biblia del cuerpo gobernante de los testigos de Jehová.

      Saludos

      Eliminar
  2. Hermano Estebán tengo una pregunta con respecto al don de lenguas. He estado en una congregación donde hablan en lenguas y me he sentido muy insegura acerca de esto,se que el don de lenguas fué para el pasado,existen hoy en día el don de lenguas?

    Tienen estás personas el Epiritu Santo o más bien es algo difernete?
    Como puedo yo saber que es cierto?
    He sentido mucho miedo y me pregunto si estás personas están en lo cierto?

    ResponderEliminar

Opina: