sábado, 12 de enero de 2013

Recibieron Gratis Den(me) Gratis…. Parte 2



Saluden de mi parte a los miembros de la iglesia en Laodicea. También a Ninfa y a los cristianos que se reúnen en su casa para adorar a Dios. (Colosenses 4:15 BLS)



Recuerdo cuando era apenas un adolecente que participé por primera vez en la construcción de un salón del reino, se tenia una casa donada por un hermano como sitio de reuniones, pero las ratas se asomaban por las vigas a plena reunión así que todos quisieron hacer algo por aquella vieja construcción. Así que como se pudo se juntaron los ahorros de todos  y se  puso en marcha la remodelación de aquel salón, la construcción nos llevó algo así como un año.  Recuerdo que se puso a tres ancianos como titulares de la propiedad y por ende era propiedad de la congregación local y de sus “hijas”, las nuevas congregaciones que se iban formando a partir de la nuestra. Tuve la oportunidad de ver como bajo la dirección de un hermano muy espiritual en dos años se formaron  tres congregaciones. Aquel hermano siempre ha sido un ejemplo para mí. (1 Corintios 11:1)


Hoy las cosas han cambiado para mal. Hace más o menos tres lustros, tuve un proyecto de construcción en mis manos y con aquel celo que tenia de cuando casi niño participé en ello, pero al terminarlo noté que  las cosas habían cambiado mucho. Bueno, primero nosotros queríamos mejorar nuestro propio salón, y empezamos a hacer ahorros y a vender cosas para juntar dinero para hacer aquella remodelación (Exodo 35:22-27), no faltó el co-anciano que se opuso a la venta de garaje por que se daba mala impresión y desanimo a muchos hermanos con esta y  otras directrices de la “sociedad” (Esdras 5:3), ahora me doy cuenta que siempre estuve luchando contra las reglas no bíblicas.  Pero en aquel momento llego la invitación de la “sociedad” para construir un salón digno. Como sabrán me emocioné y junto con las otras congregaciones invitadas pusimos nuestros ahorros a la obra.


Como se pudo se compró un terreno que mas o menos mil metros cuadrados, y lo que se nos solicitó es que se pusiera a nombre de la sociedad, de lo contrario no se iba a aprobar el proyecto. Así que no quedaba de otra, era un proyecto mucho mas grande del que podía hacer una sola congregación en dos meses. Llegó el grupo de construcción, hermanos muy dedicados, cuyo amor es hacer edificaciones para Jehová. A diferencia de los Viajantes, estos trabajan mucho y hacen labores muy pesadas y no pedían nada a cambio, aunque la sociedad mandó un menú como el que hacen en sus exigencias muchos viajantes, ellos se dieron cuenta que las hermanas que estaban a la cabeza en la cocina hacían verdaderos milagros con el dinero que les dábamos para darles de comer y agradecían el esfuerzo. Que jehová les siga bendiciendo en donde quiera que estén.


Bueno, como pudimos a nuestro ritmo compramos materiales, pero obviamente no íbamos a acabar en dos meses, así que la “sociedad” nos hizo un préstamo en materiales del fondo de construcción para salones del reino al cual previamente aportamos. ¡Que contentos nos sentimos cuando llegaban los camiones con lo materiales! , incluso las sillas micrófonos, todo lo que nos hubiera llevado un año hacer se hizo en un par de meses. 


Llegó el día de “la dedicación” así que tuvimos que mandar a traer un hermano de betel para el discurso  y la oración, así que le pagamos el viaje y la estancia. Hicimos una comilona en el mismo salón una vez que se terminó el programa de dedicación, en el que también tuve parte.


Ahora llegó el tiempo de tranquilidad y disfrutar de “nuestro” salón. ¿Nuestro? No, resulta ser que el salón no había quedado a nombre de la congregación local  si no a nombre de la sociedad, así que apenas nos dimos cuenta que no teníamos nada, solo el uso del mismo a cambio de un pago mensual.


Todo el tiempo nos vimos tan involucrados en el proyecto que no vimos que primero aportamos para un fondo de construcción de salones, nosotros compramos el terreno y empezamos el proyecto, todos aportamos mano de obra (el 50% del valor de la construcción) y al final la “sociedad” prestó el 25% y se quedó con el. Además le pagamos mensualmente el préstamo sobre lo que es suyo. Incluso además del préstamo se pagaban intereses sobre el mismo.


Si repetimos mi experiencia por miles de veces (Cada salón construido con amor) vemos porque la sociedad es una de las empresas mas ricas del mundo. No invierte, presta lo que no es suyo, se queda con lo construido y aparte le deben. 


Muchos de aquellos salones que construimos hace décadas pueden ser usados por ancianos valerosos que apliquen el modelo bíblico congregacional, ya que como algunos propietarios se murieron, la sociedad no puede poner mano sobe ellos. Pero las congregaciones tienen el poder legal  sobre ellos. Si por azares del pecado humano, viniese un gran fraude mundial, esos salones son lo único que quedará y no necesariamente un fraude cometido por la clase clerical de los testigos de Jehová, recordemos que el dinero se está invirtiendo en fondos especulativos de alto riesgo o hedge founds así que de la noche a la mañana los testigos de Jehová se pueden quedar sin salones de reino.



En el primer siglo los lugares de reunión no eran propiedad de los apóstoles. Mucho menos a nombre de un cuerpo gobernante inexistente. Se conservaba la propiedad de los lugares de reunión.



Las iglesias de la provincia de Asia les mandan saludos. También Áquila y Prisca, y la iglesia que se reúne en su casa, les mandan cariñosos saludos en el nombre del Señor.(1 Corintios 16:19 BLS)



Saluden de mi parte a los miembros de la iglesia en Laodicea. También a Ninfa y a los cristianos que se reúnen en su casa para adorar a Dios.(Colosenses 4:15 BLS)



Para que lo anterior no suceda la sociedad deben devolver los salones a sus verdaderos propietarios, las congregaciones.. ¿Podrá?….


Jesús le respondió:

--Sólo te falta hacer una cosa: Vende todo lo que tienes y dale ese dinero a los pobres. Así, Dios te dará un gran premio en el cielo. Luego ven y conviértete en uno de mis seguidores. Cuando el líder oyó esto, se puso muy triste, porque era muy rico. (Lucas 18:22-23 BLS)




6 comentarios:

  1. Gracias por lo que compartes en este tema. Me gusta como es que reconoces la sinceridad con la que trabajan los hermanos de las construcciones y tambien la denuncia abierta hacia los metodos para adueñarse de propiedades por parte de la organizacion a costa de el esfuerzo, los recursos y las ilusiones de muchos hermanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho varios pensamos que pronto la instrucciones serán dejar los salones construidos y los venderán y todo lo tendrá en efectivo el cuerpo gobernante. So pretexto de que el fin ya está aqui. Y todos los ancianos obedeceran.

      Eliminar
  2. Aqui en este pais donde vivo acaba de haber un gran cambio,acaban de vender algunas congregaciones y han reunido tres congregaciones en un salón del Reino,también me informe que los hermanos fuerón dividos y separados y mezclarón las tres congregaciones, es decir dos salones del Reino han quedado en un salón,no dierón ninguna explicación solamente dijerón que los hermanos debían ser respectuosos al cuerpo gobernante y dejar de hacer tantas preguntas porque era una manera de demostrar fé,y que a nadie se le ocurriera dudar del cuerpo gobernante-
    Cuando escucho todo esto me doy cuenta que algo anda muy mal con estos vividores..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desafortunadamente se exige fe ciega, no en Dios, si no en quines nunca merecen fè unos simple humanos, el EFD de los TJ

      Eliminar
  3. Otra manera de darse una cuenta de que Dios nunca ha apoyado esas construciones del salón del Reino es porque Dios cuando da algo no lo quita,tampoco los apostoles su tarea no fúe la de construir salones del Reino para después venderlos más caros y producir ganancias,nunca se vio en el tiempo antiguo que los israelitas vendierán el templo de adoración para ganar más dinero y construir después ogtros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya no se venden revistas a los volùmenes de antaño, ahora sacan el dinero construyendo y vendiendo salones.

      Eliminar

Opina: