miércoles, 27 de febrero de 2013

La cena del señor… ¿Para que la celebramos?



Por lo tanto, antes de comer del pan y beber de la copa, cada uno debe preguntarse si está actuando bien o mal. Porque Dios va a castigar al que coma del pan y beba de la copa sin darse cuenta de que se trata del cuerpo de Cristo.

(1 Corintios 11:28-29 BLS) 

El ahora esclavo fiel y discreto de los testigos de Jehová da mucho énfasis a todos los asuntos de organización del memorial. Por ello como anciano siempre tuve presente la organización del mismo con meses de anticipación, que el vino, que el pan, que los arreglos para el salón, los acomodadores. Eran tantos los procedimientos y ritos relacionados con la cena del señor que los hermanos que colaboraban para tal evento preguntaban que si a los expulsados se les pasaba los emblemas, que si era correcto hacer reverencias, que numero de celebración iba. Había que designar quien iba a hacer las oraciones normalmente cuatro, para lo que había que darle un rango a los hermanos, empezando por “ungidos”, hasta publicador raso dependiendo del rango se debían asignar los “privilegios”.  


Durante el memorial se veía el glamur de los hermanos que visten como para una fiesta, claro se debe vestir de acuerdo a la ocasión, pero muchas hermanas parecía que fueran a un concurso de vestidos o desfile de modas. Los hombres como quiera nos veíamos igual jajajaja, con el uniforme de siempre, saco y corbata, a lo mejor mucho gel para el cabello.


Al final las fotos, con los arreglos del salón, con los hermanos “espirituales”, precursores, ancianos, el discursante o para no hacer menos al de circuito de vacaciones advenediso. Y si bien si se podía, irse a cenar con los amigos y la familia. 


El discurso siempre lo mismo, centrado totalmente en que toda la audiencia entienda que en los testigos de Jehová hay clases, los “ungidos” y “las otras ovejas”. Los reyes y los gobernados. Ah, y había también el morbo por saber cuanto ungidos faltaban por morirse recordando la cifra de participantes del pan y el vino el año pasado. Entre menos fueran los “ungidos” más cerca del fin. Esto basado en la falsa profecía de que la generación de 1914 vería el fin del mundo. Cosa que a todas luces se les vino como una bofetada al tener que pagar el recibo de la Comisión federal de electricidad para que llegara “nueva luz”, al tiempo que era evidente que la profecía había resultado fallida (ya se habían muerto los “ungidos” de esa generación para cuando se hizo un “nuevo entendimiento”, evidente fracaso. P.D. hoy la generación de 1914 es eterna según la “nueva luz” del traslape, solo para los despistados que no se han enterado todavía.) 


¿Y Cristo? Ah si, se mencionan un par de textos de primera a lo Corintios durante todo el discurso, por que incluso en la ultima oportunidad que se tiene de no atenerse al bosquejo que el cuerpo gobernante envía, se ocupa para platicar como se prepara el pan, que vino es, como se calcula la fecha de la fiesta.


Todo esto se deriva de dos cosas: primero del establecer que hay rangos entre los testigos de Jehová y segundo, que Cristo es relegado a un aniversario, a ser el pretexto de la celebración. No el motivo del servicio. (Ya vimos en la entrada anterior que no era un aniversario la cena del Señor).


En la congregación de corinto pasaba algo similar, se habían olvidado muy pronto del verdadero motivo de la cena del Señor. Analizaremos el consejo de Pablo en la próxima entrada.


Pero ¿cual es el motivo de la cena del Señor?:


El Señor se fija en nuestra conducta. Él nos corrige para que aprendamos, y así no tengamos que ser castigados junto con la gente de este mundo que no cree en él. Si pensamos bien lo que hacemos, no seremos castigados.(1 Corintios 11:31 BLS)



Por lo tanto, antes de comer del pan y beber de la copa, cada uno debe preguntarse si está actuando bien o mal. Porque Dios va a castigar al que coma del pan y beba de la copa sin darse cuenta de que se trata del cuerpo de Cristo.

(1 Corintios 11:28-29 BLS)



La cena del Señor nos proporciona la oportunidad de juzgarnos todos y cada uno de los asistentes para saber si tenemos alguna práctica de pecado que nos pudiera llevar al castigo divino. Claro pecadores somos todos, pero la biblia dice.



Yo a ustedes los quiero como a hijos. Por eso les escribo esta carta para que no pequen. Pero si alguno peca, Jesucristo es justo y nos defiende ante Dios Padre. Dios perdona nuestros pecados y los de todo el mundo porque Cristo se ofreció voluntariamente para morir por nosotros.. (1 Juan 2:1-2 BLS)



Por lo que una vez pedido perdón a Dios por nuestra práctica y haberla dejado, podemos participar de la cena que Cristo nos sirve. No, no hay motivo de glamour si no de reflexión, de recordar si tenemos no un pecado, si no alguna practica de pecado que nos impida presentarnos delante de el para comer asi empezó Judas. (Juan 13:18).



Siempre estamos a tiempo de prepararnos para la cena, no con tantos “arreglos” exteriores, si no hay que preparar el corazón para participar de la mesa de Cristo.

6 comentarios:

  1. Hola, una pregunta, entonces los que nos hemos salido de la wt como debemos celebrar la cena del señor, este es mi primer año, que sali de ahi,si me pudieras dar un consejo. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mira espero solo poner dos entradas mas sobre este tema y lo comentamos, esto con el fin de que veas los fundamentos y en el último te contesto. Saludos

      Eliminar
  2. Gracias por tu aporte, tus comentarios son muy utiles.
    Juan Acevedo

    ResponderEliminar
  3. Patricio.
    El comentario del amigo Juan Acevedo, evidencia la necesidad o añoranza que sienten muchos de los recien salidos a estar integrados en alguna religion institucionalizada.
    No necesitamos ser remoras del calendario exacto de otras religiones como bien expresa el autor del blog.
    Para tomar en cuenta la celebracion de la Cena del Señor, bastaria con reunirse en familia, considerar los textos sobre la pasion de Cristo y su trascendental significado leyendolos juntos y por turno. Hacer una oracion de agradecimiento por la bondad inmerecida de Dios para con la Humanidad, y tomar juntos alguna comida austera a imitacion de la celebrada en aquella ocasion.
    Ante todo, celebrar la liberacion de nuestras ofensas por ofrecer Cristo su sangre redentora para todos los que pongan fe en el valor de esta ofrecida ante Dios.
    Saludos y paz a todos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Patricio soy Juan Acevedo
    Yo no fui el que hizo la primer pregunta solo hice el comentario en el que di mi nombre.
    Saludos

    ResponderEliminar

Opina: