miércoles, 27 de marzo de 2013

¿Que pasará con el Lobo, la víbora y el bebe?





No harán ningún daño ni causarán ninguna ruina en toda mi santa montaña; porque la tierra ciertamente estará llena del conocimiento de Jehová como las aguas cubren el mismísimo mar. (Isa 11:9 TNM)



Una de las ofertas que se van pregonando  los testigos de Jehová casa por casa es que Usted podrá vivir jugando con leones y sus hijos con víboras y lobos en un paraíso terrenal en el que Dios se encargará de domesticar las bestias salvajes. Nada más lejos de la realidad.


El texto Supracitado nos dice que no harán más daño en el monte Sion por que tendrán el conocimiento de Dios. Lo que indica que no se refiere a animales literales, a los que no se les puede “conducir un estudio” bíblico. Veamos que el texto no habla de la tierra si no de Jerusalén su santo monte.


El lobo convivirá con el cordero; el leopardo se acostará junto al cabrito; el becerro, el león y el animal engordado andarán juntos, y un chiquillo los pastoreará. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león comerá paja como buey. El niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la cueva de la víbora. Nadie hará mal ni daño alguno en ninguna parte de mi santo monte, porque la tierra estará saturada del conocimiento del Señor, así como las aguas cubren el mar.

(Isa 11:6-9 RVC)



Recuerdo la primera vez que explicamos este texto ante la congregación, no sabía que reacción iban a tener los oyentes del discurso, me asombró la reacción cuando los hermanos empezaron a acercarse para dame las gracias por que ahora comprendían. Ya que les mostramos con la biblia el significado de este texto.


Tus jefes se comportan en el país como lobos que desgarran una presa, que derraman sangre y condenan a muerte a la gente para sacar algún provecho. (Eze 22:27 BLA).



Aquí vino la compresión de los hermanos, en el contexto tanto antes como después se habla de la administración de Cristo, la raíz  de Isaí (Jesé, el padre de Davíd) (véase los versículos  1 y 10, Apocalipsis 22:16)  y donde muchos pueblos acudirían a Jehová  para ser enseñados por Jesús.



Al mismo tiempo, el Señor volverá a tender su mano para rescatar al resto de su pueblo, a los que todavía queden en Asur y Egipto, en Patros, Etiopía y Elam, en Senar, Jamat y las islas del mar. Levantará una bandera que se verá desde el extranjero, para juntar a los desterrados de Israel, y reunirá a los dispersos de Judá desde los cuatro puntos cardinales.

(Isa 11:11-12 BLA)




Por ello  comprendieron que muchos de sus hermanos eran como víboras, lobos y leones figurativos y que Dios no se fijaba en los antecedentes de cada persona, si no lo que venía a ser en Cristo. Por ellos muchos eran difíciles aún de sobrellevar. De hecho así es en toda religión cristiana.



Ah,  ¿no me cree?  vea lo que dice el cuerpo gobernante:


La Atalaya 1980 1ro de Abril  págs. 9-10 ¿Qué bendiciones se experimentarán en la Tierra durante el milenio?


El capítulo 11 de Isaías también dice que los animales vivirán juntos en paz, y el león comerá paja justamente como el toro. Y dice que un muchachito los conducirá.

A medida que hoy leemos esos pasajes de Isaías en su contexto, podemos comprender que Isaías estaba profetizando primero acerca de la restauración de su pueblo del cautiverio en Babilonia, de manera típica, o como en miniatura, y, segundo, acerca de la restauración de los israelitas espirituales del cautiverio en Babilonia la Grande durante los “últimos días,” en sentido antitípico o completo. El cumplimiento en miniatura aconteció alrededor del año 537 a. de la E.C. Con una nueva gobernación sobre su país, los israelitas restaurados pudieron aplicarse a cultivar su tierra y restablecer la productividad, belleza y paz de ésta. (Isa. 35:1, 2) Jehová los ayudó a poner a un lado las cualidades crueles y animales, y a reflejar en su actitud y manera de ser la apacibilidad que apropiadamente debe existir entre los adoradores verdaderos.—Miq. 6:8; vea ¡El hombre al umbral de ser salvo de la angustia mundial!, págs. 319-321, §15-19; y “Nuevos cielos y una nueva tierra,” págs. 326-335, §18-29.


¿De donde saca el cuerpo gobernante la segunda aplicación?, de ningún lado de la biblia, solo es su imaginación, pero aun así, declara que si leemos a Isaías en su contexto la verdadera aplicación es a las personas, no a un paraíso terrestre. 


Pero aún más también reconoce que lo que pregonan de la desaparición de los desiertos no es literal.


Se alegrarán el desierto y la tierra seca. El desierto se pondrá feliz y brotarán las flores silvestres; contento florecerá, gritando de alegría. Se le dará la belleza del Líbano, el esplendor del Carmelo* y de Sarón. Verán la gloria* del Señor, el esplendor y la majestad de nuestro Dios. (Isa 35:1-2 PDT)



La revista citada reconoce que la restauración del desierto y tierra seca tuvo cumplimiento en la nación de Israel. No que en toda la tierra desaparezcan los desiertos ya que estos a que tienen su propia flora y fauna, incluso son un factor importante en la variedad de climas en nuestra atmosfera y en los ciclos climáticos.



Se cansará de buscar en la biblia en el nuevo testamento donde hable de un segundo cumplimiento a mayor escala de estas profecías, no lo va a encontrar. La oferta del cuerpo gobernante de los leones y bestias domesticados y el florecimiento de los desiertos en un paraíso terrestre en el futuro no tienen fundamento más que en sus propias publicaciones. Es otra falsa doctrina que se cae a pedazos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina: