jueves, 25 de abril de 2013

¿Cual mujer puede ser ministra?




los poblados israelitas quedaron abandonados, hasta que yo, Débora, me llené de valor y como madre me puse al frente de Israel.(Jueces 5:7 RVC)
Débora escribió el capítulo 5 de Jueces (5:7)

Como vemos en el texto supra citado, Dios no tiene empacho en que una mujer este al frente de su pueblo. De hecho según el contexto Débora ejercía de Profeta y Juez entre las tribus de Israel,

Entonces los hijos de Israel clamaron a Jehová,  porque Jabín tenía novecientos carros de hierro y había oprimido con crueldad a los hijos de Israel por veinte años. Gobernaba en aquel tiempo a Israel una mujer,  Débora, profetisa,  mujer de Lapidot, la cual acostumbraba sentarse bajo una palmera (conocida como la palmera de Débora),  entre Ramá y Bet-el, en los montes de Efraín;  y los hijos de Israel acudían a ella en busca de justicia. (Jueces 4:3-5 RV95)

¿Acaso no había sacerdotes, sumo sacerdote, ancianos, inscritos para la guerra, el urím y tumín?  claro que lo había, pero los casos a veces son tan complejos que se necesita un árbitro, alguien que nos explique que quiere Dios de nosotros. Ese era el papel de Débora, no solo para unas personas si no para todas las tribus.

¿Qué tipo mujer dice la biblia que puede ocupar un puesto de tanta responsabilidad en el pueblo de Dios? La biblia responde:

1) Que no haga discusiones públicas con su marido y lo humille por el conocimiento y el espíritu que posee.

Porque a Dios no le gusta el desorden y el alboroto, sino la paz y el orden.
Como es costumbre en nuestras iglesias, no se debe permitir que las mujeres hablen en las reuniones. La ley de Moisés dice que las mujeres deben aprender en silencio. Si quieren saber algo, que les pregunten a sus esposos cuando ya estén en su casa. Se ve mal que la mujer hable en la iglesia. (1Corintios 14:33-35 BLS)

No permito que la mujer enseñe ni que quiera corregir a su marido; que se quede tranquila, (1Ti moteo 2:12 BL95) (Notemos que según el texto anterior en su casa se podrían poner de acuerdo)

La palabra que se traduce hombre o varón en este texto en muchas biblias incluyendo la Traducción del nuevo mundo es aner (νήρ, G435)  Esta palabra se usa para referirse al varón adulto, y su significado depende de la relación que tenga, por ello para hacer una correcta traducción se debe analizar el contexto de la relación, en este caso matrimonial. Por lo que la traducción correcta más que varón u hombre, es marido.


A nadie nos gusta presenciar estas discusiones, la que se ve mal es la mujer cuando tiene esta actitud, respecto a la Ley no hay ninguna parte en la biblia donde diga que la mujer deba aprender en silencio literalmente, solo es una generalidad del respeto a sus esposos. Algunos hacen referencia a Gènesis 3:16 que ya comentamos. Los hombres justos debían escuchar las sugerencias de sus esposas (Génesis 21:12),  es más según el contexto las mujeres podían orar y profetizar en la congregación. (1 Corintios 11:5).

Como vemos, los textos que se ocupan a menudo  para que las mujeres no puedan ministrar, hablan de discusiones en la iglesia entre parejas. Esto no hubiese sido posible si en la congregación a la mujer se le considerara inferior, gozaba de plena libertad de participar orar, profetizar, hablar en lenguas pero algunas habían perdido el piso.

2.- Que su conducta sea madura, centrada, ecuánime.

Así mismo, las mujeres ayudantes deben tener estas cualidades: tener el respeto de los demás, no hablar mal de otros, tener dominio propio y ser dignas de confianza en todo lo que hacen. (1Ti 3:11 PDT)

Diles a las ancianas que se comporten como personas que aman a Dios. No deben ser chismosas ni emborracharse sino, más bien, ser un buen ejemplo para las mujeres más jóvenes y enseñarles a amar a sus esposos e hijos. También deben enseñarles a pensar bien lo que van a hacer y a ser dueñas de sí mismas, a atender bien a su familia y sujetarse a su esposo. Así nadie podrá hablar mal del mensaje de Dios. (Tito 2:3-5 BLS).

El día que el cuerpo gobernante de los  testigos de Jehová le de su lugar a la mujer, ahora si voy a empezar a ver nubarrones (es broma, los testigos sabrán a que me refiero)

















domingo, 14 de abril de 2013

Diaconisas





Posible tumba del Hulda, a quien Josías y el Sumo Sacerdote pidieron consejo aún cuando Sofonías y Jeremías ejercían como profetas (2 Reyes 22)
 


Palabra fiel: «Si alguno anhela obispado, buena obra desea». Pero es necesario que el obispo sea irreprochable…Los diáconos asimismo deben ... Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo. (1Ti 3:1-13


RV1995)



Algo que se escapa de una primera lectura de 1 a Timoteo 3:1-13 es que se  están dando requisitos a cumplir para los que tienen o quieren responsabilidades en la congregación.  Veamos, primero se dan los requisitos para los que quieren ser ancianos, después para los que quieren ser diáconos o “siervos ministeriales” y dentro de ellos a las diaconisas. El COMENTARIO EXEGETICO Y EXPLICATIVO DE LA BIBLIA TOMO II: EL NUEVO TESTAMENTO por Roberto Jamieson, A. R. Fausset y David Brown, explica sobre este texto:



11. Las mujeres—Es decir, las diaconisas. Algunos han entendido, “las mujeres de los diáconos”. Porque no hay motivo para que se establecieran reglas especiales para las esposas de los diáconos y no también para las de los obispos. Además, si se quiere indicar las esposas de los diáconos, parece que no hay razón para omitir el posesivo “suyas”, o “de ellos” en el original. Además, el griego por “asimismo”, v. 8, indica una transición a otra clase de personas. También. sin duda había diaconisas en Efeso, tal como era Febe en Cencrea (Rom_16:1); sin embargo, no se hace mención de ellas en esta Epístola, si no es aquí; mientras que, suponiéndose que se quiera decir diaconisas aquí, entonces el cap. 3 abarca en la proporción debida todas las personas al servicio de la iglesia.. Naturalmente, después de especificar los requisitos de los diáconos, el escritor pasa a los del cargo parecido, las diaconisas. honestas—sobrias, serias, como los diáconos. no detractoras—corresponde a “bilingües” en los diáconos. Así “no calumniadoras” en Tit_2:3. templadas—corresponde a “no dados a mucho vino” en el caso de los diáconos (v. 8). De modo que parece exigir los mismos requisitos en las diaconisas que en los diáconos, sólo con las modificaciones que la diferencia de sexos sugería. Plinio, en su célebre carta a Trajano, las llama “ministros femeninos”. fieles en todo—en su manera de vivir como en su fe. Dignas de confianza respecto de las limosnas a ellas entregadas y las demás funciones de ellas, calidad que corresponde a “no amadores de torpes ganancias” (v. 8) en el caso de los diáconos.



Veamos el caso de Febe:

Les recomiendo a nuestra hermana Febe, diaconisa de la iglesia de Cencreas. (Rom 16:1 BLA)



Al respecto el mismo comentario afirma:

1.    Encomiéndoos empero a Febe nuestra hermana, la cual es diaconisa de la iglesia que está en Cencreas—en la parte oriental de Corinto (Act_18:18). No hay razón para dudar que hubiera en las iglesias primitivas diaconisas que atendiesen las necesidades de las miembros. Por lo menos, allá por el reinado de Trajano, según nos informamos por la célebre carta de Plinio dirigida a aquel emperador—año 110, o 111 d. de C.—las había en las iglesias orientales. En efecto, a causa de la relación existente entonces entre los sexos opuestos, algo de esa suerte hubiera parecido ser una necesidad. Las tentativas modernas, sin embargo, por restablecer este oficio, pocas veces han resultado favorables; ya fuese debido al estado alterado de la sociedad o por el abuso del oficio, o por ambas razones.





Para quienes quieran mas referencias del trabajo de las diaconisas paulinas en los primeros siglos los invitamos a leer este línk muy interesante







Claro, en aquella sociedad ¿Cómo podrían los ancianos de congregación estar trabajando en las necesidades de  mujeres jóvenes?, Esto no era bien visto de ninguna manera, máximo si la mujer era casada. ¿Cómo podría dar consejo un hombre de la manera de llevar un hogar, y tratar las necesidades emocionales de las mujeres? De hecho esto estaba asignado directamente a mujeres de experiencia, no a los ancianos:

Que las ancianas igualmente se porten como corresponde a santas mujeres; que no sean chismosas ni aficionadas al vino, sino más bien personas de buen consejo. Así enseñarán a las jóvenes a amar a su marido y a querer a sus hijos, a ser juiciosas y puras, a cuidar bien de su hogar, a ser buenas y obedientes a sus maridos. De este modo nadie podrá hablar mal de nuestra fe. (Tit 2:3-5 BLA)





¡Qué excelente es ver el trabajo de las hermanas cuando sirven en las iglesias de la actualidad! se evita el que haya involucramiento de anciano – publicadora, nada desconocidos en los testigos de Jehová.  Y el consejo que se da a las mujeres además de práctico y venido de la experiencia, además es fundamentado en la escritura.






martes, 9 de abril de 2013

La mujer… La imagen de Dios




Y Dios creó al ser humano a su imagen;lo creó a imagen de Dios.Hombre y mujer los creó, (Gén 1:27 BAD)
Ester daba órdenes a Mardoqueo (Ester 4:17)



A los testigos de Jehová les cuesta creer que la mujer pueda hacer ciertas tareas, tareas directivas, de enseñanza o pastoreo. Pero veamos que enseña la biblia, empezaremos por el valor de la mujer para Dios


La mujer es la imagen de Dios como dice el texto base de este artículo, de hecho Dios mismo a veces se representa como mujer. 


Como una madre consuela a su hijo,

así os consolaré yo,

y encontraréis el consuelo en Jerusalén.”

(Isa 66:13 DHH L* 2002*)



Por cierto aquí la Traducción del Nuevo Mundo pone a Jehová como un hombre que necesita consuelo.  Otro caso de manipulación de la traducción para que el texto (aunque disparatado) coincida con sus doctrinas.


¿Tenía Dios pensado que la mujer fuera un ser inferior? Al contrario la considera a la misma altura que el hombre



El hombre puso nombre a todos los animales, a las aves del cielo y a las fieras salvajes. Pero no se encontró a ninguno que fuera a su altura y lo ayudara. (Gén 2:20 BLA)



La TNM traduce de manera casi peyorativa este texto al llamarle ‘ayudante complementario’, sin embargo la palabra hebrea que se traduce ayudante no es alguien de inferior rango, Dios mismo es nuestro ayudante (Éxodo 18:4)



De modo que el hombre iba dando nombres a todos los animales domésticos y a las criaturas voladoras de los cielos y a toda bestia salvaje del campo, pero para el hombre no se halló ayudante como complemento de él. (Génesis 2:20 TNM)



En su papel de madre merecía el mismo respeto que el padre. Se le debía reverenciar



Respeta a tu padre y a tu madre, para que se prolongue tu vida sobre la tierra que Yavé, tu Dios, te da. (Éxo 20:12 BL95)



(KADOSH) "Cada uno de ustedes reverenciará a su padre y a su madre, y ustedes guardarán mis Shabbatot; Yo soy YAHWEH su Elohim.



Su autoridad en la familia estaba al mismo nivel que la de su esposo:



Si un hombre tiene un hijo rebelde y desvergonzado, que no atiende lo que mandan su padre o su madre, ni los escucha cuando lo corrigen, sus padres lo agarrarán y llevarán ante los jefes de la ciudad, a la puerta donde se juzga,

(Deu 21:18-19 BL95)



La mujer al igual que el hombre tendría que gobernar al mundo



y les dio su bendición:[w]

“Tened muchos, muchos hijos;

llenad el mundo y gobernadlo;

dominad sobre los peces, las aves

y todos los animales que se arrastran.”[x]

(Gén 1:28 DHH L* 2002*)



La vida de La mujer, para Dios, vale lo mismo que la del hombre.



El que le pegue a su padre o a su madre, muera sin remedio. (Éxo 21:15 BL95)

El que maldiga o trate sin respeto a su padre o su madre morirá. (Éxo 21:17 BL95)

Si un hombre golpea a su esclavo o esclava con un palo, si mueren en sus manos, será reo de crimen. (Éxo 21:20 BL95)





La biblia es muy clara, la mujer no es un ayudante para el hombre en el sentido de ser un complemento, es alguien a la altura del hombre que lo ayudaría a gobernar el mundo y a educar una familia. Tienen un solo y mismo propósito. Tienen el mismo valor a los ojos de Dios.



 Esto demuestra que todos ustedes son hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús. No hay diferencia entre el judío y el que no es judío, ni entre el libre y el esclavo, ni entre el hombre y la mujer. Todos son iguales en Cristo Jesús. (Gál 3:27-28 PDT)







Después del pecado, la rivalidad por el mando iba a ser el común denominador de la relación hombre - mujer.



Después el Señor Dios le dijo a la mujer: —Te daré más trabajo y multiplicaré tus embarazos; y con todo y tu duro trabajo, tendrás también que dar a luz a los hijos. Desearás gobernar a tu marido, pero él te gobernará a ti.(Gén 3:16 PDT)


Algunas biblias traducen este texto como si los sentimientos de las mujeres las fueran a traicionar, pero la palabra que se traduce deseo fuerte, vehemente, no implica un deseo carnal, si no una lucha por el dominio sobre una persona (Génesis 4:7).



Desde entonces la mujer ha luchado por sus derechos, como vimos este no es el parecer de Dios, mucho menos su plan.



En las próximas entradas analizaremos los textos que normalmente ocupa el cuerpo gobernante o esclavo fiel y discreto y algunas otras religiones  para excluir a las mujeres de sus tareas bíblicas.