viernes, 31 de mayo de 2013

El Juicio en la congregación

A mí no me toca juzgar a los que no son de la iglesia. Ya Dios los juzgará. Pero ustedes sí deben juzgar a los de la iglesia, y hacer lo que dice la Biblia: "Echen lejos de ustedes al pecador".(1 Corintios 5:12,13 BLS)

Hace no muchos años se suponía que como testigos de Jehová íbamos dando la oportunidad de escoger a las personas ser “ovejas o cabras” si aceptaban las revistas, una “revisita” o un “estudio” eran buenas candidatas a ser ovejas, caso contrario de plano eran cabras. Hasta había un cantico denominado “De casa en casa” en la que contábamos esta doctrina del cuerpo gobernante. Todo esto contrario a lo que la biblia dice en el texto supra citado. De hecho Jesús claramente nos ordenó que no deberíamos estar juzgando a la gente.

"No se conviertan en jueces de los demás, y así Dios no los juzgará a ustedes. Si son muy duros para juzgar a otras personas, Dios será igualmente duro con ustedes. Él los tratará como ustedes traten a los demás. "¿Por qué te fijas en lo malo que hacen otros, y no te das cuenta de las muchas cosas malas que haces tú? Es como si te fijaras que en el ojo del otro hay una basurita y no te dieras cuenta de que en tu ojo hay una rama. (Mateo  7:1-3 BLS)

Muchas veces corregí desde la plataforma los calificativos que se usaban para  todo el resto del mundo que no era testigo de Jehová como “Inicuos”, “paganos”, “mundanos”, “cabras” todos en sentido peyorativo.

Sin embargo el texto base de este artículo nos confirma que hay ocasiones en que se debe proteger a la iglesia de ciertas personas cuya conducta traen peligro a la congregación.

Veamos Pablo ya sabía desde antes de escribir la Primera Carta a los Corintios que había fornicación en la congregación, de hechos en aquellos entonces otras religiones la practicaban dentro de sus cultos religiosos. Por ello les envió una carta anterior que no está en la biblia diciéndoles que no se mezclaran con esas personas que llamándose cristianos tenían tales prácticas:

En la carta que les escribí antes, les ordené que no tuvieran nada que ver con las personas que tienen relaciones sexuales prohibidas. (1 Corintios 5:9 BLS)

Pero resulta que se hicieron de la vista gorda, porque no lo escucharon. Cuando una congregación tiene cola que le pisen todo mundo hace su voluntad, y empiezan los rumores de la conducta como avispero, mas aun cuando los ancianos se hacen de la vista gorda porque su familia o ellos estén envueltos en conducta impropia pierden toda autoridad de conducta y ejemplo.

Lo mismo pasaba en la iglesia de Corinto, los ancianos se hacían de la vista gorda de una persona que  fornicaba con su madrastra aunque su padre estaba vivo (2 Corintios 7:12), lo sabia su padre, lo sabia la congregación y los ancianos no hacían nada. Tan solo imagínense la humillación que estaba sufriendo el padre y lo que se decía de la congregación ya que esta inmoralidad ni siquiera en el mundo romano por desenfrenado que fuera  estaba permitida. Por alguna razón ni la casa de Cloe le había comentado esto a Pablo, ya que el texto no dice “me informaron” si no “se oye”, “se habla”.

De hecho se habla de inmoralidad sexual entre ustedes, y de un caso tal que ni siquiera se da entre los paganos: uno de ustedes convive con su propia madrastra.(1 Corintios 5:1 BLA)

Ahora Pablo les explica con peras y manzanas

Por supuesto que no me refería a los no-cristianos que practican el libertinaje sexual, a los que quieren tener siempre más, a los que se aprovechan de los demás o a los que adoran a los ídolos. De ser así, ustedes tendrían que salir de este mundo. (1 Corintios 5:10 BLA)

Exactamente lo contrario es lo que practican los testigos de Jehová, al igual que la congregación de Corinto, se aíslan de los que no son de su misma religión, incluso dejan de frecuentar a su familia. Recuerdo el caso de una precursora a cuya hija conocimos en el hospital, la cual se disculpó conmigo ya que como congregación estuvimos al tanto de su mamá en lo que pudimos, claro no les puedo decir lo que hicimos por la hermana (Mateo 6:3) Pero llorando nos dijo que nos odiaba por que le habíamos quitado a su madre, que en cuanto se había hecho testigo de Jehová se había alejado de sus hijos. Le aclaré que eso no era lo que decía la biblia y hable con la hermana para aclararle el punto. Desafortunadamente los precursores normalmente se sienten una clase especial y se les trata como tales por el cuerpo gobernante, olvidándose de las madres de familia con hijos pequeños , los ancianitos, los niños que acompañan a sus padres en maratónicas reuniones de servicio aburridas,  nunca supe de una “reunión especial” una “carta” o un pastel  para ellos por lo menos  (Mateo 12:44)




Pero este aislamiento del mundo no solo pasa con los adultos, sino se empieza con los más jóvenes, si usted analiza el folleto “La escuela y los testigos de Jehová” páginas 22-25 (Editado por el cuerpo gobernante de los testigos de Jehová), verá que se dan como razones para no reunirse con los demás jóvenes sobre la base de que los jóvenes de la escuela son “malas asociaciones” o “malas compañías”, aún cuando entre los lideres prominentes de los testigos de Jehová se ha practicado hasta el intercambio de esposas, la pederastia y la homosexualidad. (Véase la atalaya 1° de enero de 1986 página 13 párrafo 12). En base a ese análisis de la basurita en el ojo ajeno, a los maestros de los niños y jóvenes testigos de Jehová se les comunica que no participaran en ningún equipo deportivo por que podrían convertirse en ganadores, no pueden ser porristas o reinas de belleza porque eso es idolatría (jajaja ya me imagino la escuela poniéndole veladoras a una foto de una reina de belleza, de lo más tonto el razonamiento), También la mayoría de los testigos no asistirá a los bailes escolares por lo mismo de que todo el mundo aparte de los testigos de Jehová es borracho e inmoral. Tampoco pueden participar en clubes de la escuela porque son inmorales.



La prohibición de Pablo no estriba por la conducta de la gente si no en su actitud hipócrita, (“aquel que llamándose hermano”). Tanto en la congregación como entre los no cristianos hay inmoralidad, de hecho el caso del tipo que se acostaba con su madrastra, no era el único en la congregación.



“Me da miedo pensar que, cuando vaya a visitarlos, mi Dios me haga sentir tanta vergüenza que me ponga a llorar porque muchos de ustedes no han dejado de pecar ni de hacer lo malo, sino que siguen teniendo relaciones sexuales prohibidas. “(2 Corintios 12:21 BLS)



Analizando las dos cartas a los corintios, solo se sentenció en aquel momento a el que se acostaba con su madrastra, y a los demás “muchos” se les dio suficiente tiempo para dejar sus prácticas inmorales antes de ser expulsados.

Ay tanta inmoralidad entre los testigos de Jehová que solo se expulsa a los que no se “arrepienten” de su fornicación y aun así son expulsados muchas decenas de miles anualmente. Tan solo allá en 1986 cuando no eran ni la mitad de los que son hoy, sacaron más de 36000 por practicar inmoralidad y no arrepentirse delante de los ancianos.Estime usted todos los que practicaron inmoralidad y se "arrepintieron" y no fueron expulsados.



Pablo apelaba a dos cosas para delimitar su juicio, Primero a la relación de comunión que tenemos con Señor Jesucristo y a la conducta hipócrita del los llamados cristianos. Cosa que analizaremos en la próxima entrada.

jueves, 9 de mayo de 2013

La expulsión Farisaica de los Testigos de Jehová




»Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndelo cuando él y tú estén solos. Si te hace caso, habrás ganado a tu hermano. Pero si no te hace caso, haz que te acompañen uno o dos más, para que todo lo que se diga conste en labios de dos o tres testigos. Si tampoco a ellos les hace caso, hazlo saber a la iglesia; y si tampoco a la iglesia le hace caso, ténganlo entonces por gentil y cobrador de impuestos. (Mat 18:15-17 RVC)

Hasta en los partidos de futbol soccer se expulsa a los que violan las reglas de la competición, no es para menos en cualquier otra organización eclesiástica o secular, eso no está a discusión. Pero en el texto, en ningún lugar dice que los padres deban de correr a un hijo de su casa. La expulsión es de la congregación no de las familias. De hecho la congregación no tiene injerencia en lo que pasa en una familia (Efesios 1:22; 1 Corintios 11:3; Romanos 14:4; Santiago 4:11-12)  Esta es una doctrina del cuerpo gobernante (1 Corintios 4:6):


“Aunque atender las necesidades familiares que puedan surgir tal vez exija tener cierto trato con el hijo expulsado, los padres cristianos deben esforzarse por evitar todo contacto innecesario”. (La Atalaya 2007 15/1 pág. 20)

El cuerpo gobernante expulsa de las familas, y las separa. (cf. Job 1:5)

"Obedezca a Jehová y corte la relación con su familiar expulsado. No busque excusas para pasar tiempo con él o para seguir comunicándose con él por teléfono o por Internet" ( La Atalaya del 15 de enero de 2013 página 14)

Por ello esta y la siguiente  entrada vamos a comentar sobre la expulsión y el señalamiento.

Veamos cual era el marco circunstancial de la cita  que habla de la expulsión de la congregación, ¿De que venía hablando Jesús?, como siempre veamos el contexto:

“De la misma manera, el Padre de ustedes, que está en el cielo, no quiere que ninguno de estos pequeños se pierda y quede separado de él para siempre.” (Mat 18:14 BLS)

Jesús sabia que nos podríamos separar de Dios temporalmente, que podemos fallar y con ello alejarnos de él.

“Entonces Pedro se acercó a Jesús y le preguntó:
--Señor, si un hermano de la iglesia me hace algo malo, ¿cuántas veces debo perdonarlo? ¿Sólo siete veces? Jesús le contestó:
--No basta con perdonar al hermano sólo siete veces. Hay que perdonarlo una y otra vez; es decir, siempre.”  (Mat 18:21-22 BLS)

La congregación iba a tener problemas entre sus integrantes, eso no nos debería sorprender. De hecho el perdón libera al que perdona de rencor y odio y de juicio. (Santiago 5:19,20 PDT, compárese con el texto griego interlineal de Nestle-Aland 27, y con Mateo 18:10 -14 y Gálatas 6:1)

“Jesús terminó diciendo: "Lo mismo hará mi Padre que está en el cielo con cada uno de ustedes, si no perdonan sinceramente a su hermano"” (Mat 18:35 BLS)

Cuando el que nos ofende verdaderamente se arrepiente, no solo se trataría de perdonar de boca, si no sinceramente. Sin embargo si no se arrepiente de lo que nos ha hecho deberíamos proceder conforme a lo que dice el texto base de este artículo. (Juan 3:36)

Entonces los problemas personales se deberían resolver de manera discreta y privada. En otras palabras no todo ladrón debe ser expulsado y llevado a la iglesia o congregación, ni siquiera es necesario que los ancianos u otros se enteren si nosotros vemos que arrepentido nos pide perdón y lo demuestra.(Proverbios 17:9;19:11)  Sin embargo, supongamos que alguno estuviera robando a varios hermanos, obviamente es algo más que el perdón lo que necesitaba, el que nosotros lo perdonáramos no necesariamente hace trabajar por su pan al flojo, y podría seguir estafando a los demás. Notemos que este texto habla de las relaciones interpersonales y de pecados que podemos perdonar personalmente de un hermano arrepentido.

Bueno, dados los primeros pasos sin éxito, la iglesia o congregación debe intervenir para la protección de la misma. Debemos recordar que el propósito no es que quede separado de Dios para siempre. (Mateo 18:14). Entonces expulsión es la manifestación de que tal persona se ha separado de Dios voluntariamente, por lo tanto ya no lo vamos a considerar como un hermano en la fe si no como un gentil o como un recaudador de impuestos. ¿Qué significaba esto?. Tenemos dos opciones, la de los fariseos y la Jesús. Veamos la de los fariseos.

“Llevaron a Jesús de la casa de Caifás al palacio del gobernador romano.[n] Como ya comenzaba a amanecer, los judíos no entraron en el palacio, pues habrían quedado ritualmente impuros y no habrían podido comer la cena de Pascua.[ñ] (Juan 18:28 DHH  2002)

Veamos el caso de Jesús, como trató a los extranjeros, empecemos por la samaritana.

“mientras los discípulos iban al pueblo a comprar comida.
En eso, una mujer de Samaria llegó a sacar agua del pozo. Jesús le dijo a la mujer:
--Dame un poco de agua.” (Juan 4:7 BLS)

Los samaritanos eran considerados apóstatas al no adorar en Jerusalén en Sión, si no en el monte Gerizím y por no aceptar todo lo que llamamos el antiguo testamento, si no acaso los primeros cinco libros. ¿Como la trato Jesús?, como una persona que necesita conocer a Dios y reformar su vida. No de manera despectiva como los fariseos.

Jesús acababa de hablar en contra del desprecio:

"Recuerden: No desprecien a ninguno de estos pequeños, porque a ellos los cuidan los ángeles más importantes de Dios. (Mat 18:10 BLS)

Veamos como era el trato del Maestro con los recaudadores de impuestos:
“Ese mismo día, Jesús y sus discípulos fueron a comer a casa de Mateo. Allí también estaban comiendo otros cobradores de impuestos y gente de mala fama. Cuando algunos fariseos vieron a toda esa gente, les preguntaron a los discípulos:
--¿Por qué su maestro come con cobradores de impuestos y con pecadores? Jesús oyó lo que decían los fariseos y les dijo:
--Los que necesitan del médico son los enfermos, no los que están sanos. Mejor vayan y traten de averiguar lo que Dios quiso decir con estas palabras: "Prefiero que sean compasivos con la gente, y no que me traigan ofrendas". Yo vine a invitar a los pecadores para que sean mis discípulos, no a los que se creen buenos. “(Mat 9:10-13 BLS)

De nuevo queda claro que Jesús, a diferencia de los fariseos, comía con recaudadores de impuestos, sin embargo quería ayudarlos a conocer a Dios.

¿De quién deberían tomar el ejemplo los discípulos en el trato con los gentiles y los recaudadores de impuestos, de los fariseos o de Jesús?

Aun así a los discípulos no les quedaba claro el trato que deberían tener para con los gentiles: Tanto que no solo por ejemplo, si no por revelación quedó manifiesto:

“les dijo: "Ustedes saben que no está permitido a un judío juntarse con ningún extranjero ni entrar en su casa. Pero a mí me ha manifestado Dios que no hay que llamar profano a ningún hombre ni considerarlo impuro. Por eso he venido sin dudar apenas me llamaron. Ahora desearía saber por qué me han mandado a buscar."” (Hechos 10:28-29 BLA)

Recuerdo muy bien el caso de una madre soltera expulsada que siempre los acomodadores la sentaban hasta las últimas filas con sus hijos pequeños. Tuve que hacer una reunión con los siervos ministeriales para ver cuál era el motivo para tal discriminación.  Afortunadamente nos la encontramos por el camino rumbo al “salón”, y junto con sus hijos me ofrecí a llevarla a la “reunión” junto con mi familia.  Los acomodadores vieron que se bajaba de mi coche, pero ya sabían  que yo era poco ortodoxo. Así que mejor al terminar la reunión les pregunté sobre su actitud y me dijeron que  eran las instrucciones que les había dejado el anterior anciano, incluso que no la contaran para la conmemoración por que no tenía derecho a estar allí. Ups, casi era personal el asunto. Esto es lo que provoca el seguir el ejemplo de los fariseos. El sentir que los expulsados nos contaminan, que no merecen nada. Terminé dejándoles un texto que habla del juicio de Jehová sobre la religión contaminada de su propia santidad, para que lo reflexionaran.

“los que están diciendo: ‘Apégate a ti mismo. No te acerques a mí, porque ciertamente te comunicaré santidad’. Estos son un humo en mis narices, un fuego que arde todo el día. “(Isa 65:5 TNM).

Aunque se puede llegar a la expulsión por asuntos que podríamos resolver al principio de manera personal, el verlo de manera farisaica obviamente no trae la aprobación de Dios.  

¿A diferencia de Jesús no dijo Pablo que no comiéramos y dejáramos de mezclarnos con un expulsado en Corinto? ¿Pablo hablaba de violar el principio de Isaías 65:5?, ¿Se contraponía Pablo al ejemplo Jesús y a Pedro?