sábado, 6 de julio de 2013

¿La expulsión biblica para quienes y para que?





"y que deben entregarlo a Satanás. De ese modo, aunque Satanás destruya su cuerpo, su espíritu se salvará cuando vuelva el Señor Jesús." (1 Corintios 5:5 BLS)



Algo que nunca ha explicado el cuerpo gobernante de los testigos de Jehová es que la expulsión no es tanto el que le dejen de hablar a un hermano, es algo mucho más grave lo que sucede al caer en el Juicio de Dios. En el primer sigo los apóstoles tenia la prerrogativa de disponer incluso de la vida e infligir enfermedades a los discípulos e hipócritas.



“Entonces Saulo, que también se llamaba Pablo y tenía el poder del Espíritu Santo, miró fijamente al brujo y le dijo: "Tú eres un hijo del diablo, un mentiroso y un malvado. A ti no te gusta hacer lo bueno. ¡Deja ya de mentir diciendo que hablas de parte de Dios! Ahora Dios te va a castigar: te quedarás ciego por algún tiempo y no podrás ver la luz del sol". En ese mismo instante, Elimas sintió como si una nube oscura le hubiera cubierto los ojos, y andaba como perdido, buscando que alguien le diera la mano para guiarlo. Estaba completamente ciego. “(Hechos 13:9-11 BLS)



El entregar a Satanás a alguien solo es un prerrogativa de los Apóstoles, solo se menciona otro caso en la biblia de este acto en el caso de Alejando, primeramente Pablo lo estuvo vigilando y soportando sus insolencias, incluso le advirtió a Timoteo sobre el.



Alejandro, el herrero, me ha hecho mucho daño. Pero yo sé que el Señor Jesucristo habrá de castigarlo. Cuídate de él, pues está muy en contra de lo que enseñamos. (2 Timoteo 4:14-15 BLS)



“El señor Jesucristo ha de castigarlo” al igual que el fornicario de la congregación corintia los juicios vinieron del Señor Jesucristo mediante Pablo como apóstol. No de la congregación. El pecado de Alejandro era la blasfemia contra Dios mismo (1 Timoteo 1:20) y al igual que el caso de Corinto había sido readmitido (jijiji solo para que entiendan los testigos uso el “leguaje puro”)



En la cena del señor, morían los que faltaban al respeto al Señor Jesucristo.



Porque si come y bebe sin fijarse en que se trata del cuerpo del Señor, para su propio castigo come y bebe. Por eso, muchos de ustedes están enfermos y débiles, y también algunos han muerto. (1 Corintios 11:29-30 DHH-D).



Por lo tanto el entregar a alguien a Satanás para la destrucción del cuerpo significaría que el fornicario de Corinto fue enfermado por Pablo. De hecho entregar a alguien a Satanás refiere el castigo del Salmo “ Pon sobre él al impío,  Y Satanás esté a su diestra. “(Salmos 109:6 RV60)



El juicio de la expulsión (y no como lo hacen los comités judiciales morbosos promovidos por el cuerpo gobernante de los testigos de Jehová) pone a uno en un grave riesgo, de que nuestro espíritu se pierda cuando vuelva el Señor Jesús a recompensarnos, es un intento por restaurar a la posición de hermano del Señor a una persona, a ser un hijo de Dios, el que le hable o no un hermano a uno es algo irrelevante en comparación con lo que Jesucristo mismo le está quitando al pecador.



El cuerpo gobernante aplica los siguientes versículos al fornicario, pero una traducción exacta aplica al resto de la congregación.



Por lo tanto, dejen de pecar. El pecado es como levadura vieja, que a todos echa a perder. Si dejan de pecar, serán personas nuevas, como los panes nuevos y sin levadura que se comen en la Pascua. Nuestra nueva vida es como una fiesta de Pascua. Nuestro cordero de la Pascua es Cristo, que fue sacrificado en la cruz. Nosotros somos como el pan de la fiesta, y debemos ser como el pan sin levadura, es decir, sinceros y honestos. No seamos malos ni hagamos daño a nadie, pues seríamos como el pan que se hace con levadura vieja. (1 Corintios 5:7 BLS)



Recordemos en la congregación había más fornicadores, mismos que no fueron “entregados a Satanás”(2 Corintios 12:21) por lo que esta acción tomada por el Apóstol era una advertencia para los demás pecadores de la congregación.



Como vemos la expulsión está reservada para los que su inmoralidad es extrema como el caso de Corinto, los pederastas, lo sodomitas, el lesbianismo (Romanos 1:26-27). 



La congregación en su mayoría debe tener la oportunidad de participar en hasta cierto grado en la amonestación al pecador, no como verdugos pero si como protección de nuestros hijos, imagínese que mandáramos a dormir a nuestras hijas con una lesbiana, sería tanto como mandarla a dormir con un hombre. O a nuestros hijos pequeños con un pederasta. Se que a muchos no les gusta lo que digo, pero tanta libertad tienen de ser como les venga en gana, como nosotros de mantenernos alejados de ellos. No podemos obligarlos a cambiar de vida ni ellos a nosotros. Han tomado su decisión y nosotros la nuestra. De nuevo recordamos el consejo de Pablo, no hablo de los no-cristianos, si no de cualquiera que dice que no es lesbiana y lo es, que no es pederasta u homosexual y  lo es, etc.(1 Corintios 5:9-10, cf Judas 12,13).



Sin embargo no podemos ir más allá, los expulsados bíblicamente el problema no lo tienen con los simples humanos, si no con el Señor,  no los vamos a ver de manera homofóbica por decir algo, sobre todo a los que luchan con las inclinaciones que el medio les ha proporcionado por ejemplo un joven que fue abusado, si está luchando por  llenar la estatura que pide Cristo en lo personal no vamos a ir más allá. Eso mismo aconsejó Pablo:



En efecto, les escribí profundamente preocupado y afligido, y hasta con lágrimas; no quería causarles tristeza, sino que se dieran cuenta del amor inmenso que les tengo. Si alguno ha causado molestia, no es a mí a quien ha molestado, sino a todos ustedes; y tampoco quisiera exagerar. Ya le basta la reprensión que recibió de la comunidad (mayoría). (2 Corintios 2:4-6 BLA)



Recuerdo que como anciano un joven que venía embarazando a las hermanas en diferentes congregaciones quería pasar por arrepentido, me llevaba sus “informes del servicio” como prueba de arrepentimiento. Con la expulsión se acabó de tajo con aquel semental. En otra ocasión anciano de congregaciòn,  suegro, vino al comité con la el testimonio de que su yerno ya no quería ser testigo de Jehová solo para deshacer el matrimonio de su hija, se fue muy enojado cuando no le dimos tramite a su testimonio.



El caso que mas me llena de satisfacción fue el de un anciano que tomó dinero de la caja de las contribuciones para hacerle una ataúd a su padre, me costó convencer al comité de que en contra de las instrucciones del cuerpo gobernante no deberíamos imponerle ninguna sanción pública como el comentar en las reuniones siquiera, para que su reputación quedara intacta, el asunto me llevó tres semanas (Hechos 4:35), el de distrito ya estaba desesperado con el de circuito por enviar el informe de nuestra decisión, claro que no pusimos por escrito, ni se las comentamos a los dos.



En otra ocasión me llamaron para remover a un siervo ministerial que le había dicho a la esposa del de distrito que no debería tener ningún asiento especial, lo que se le había tomado por una falta de respeto por el esposo pero como dijo el chapulín colorado no contaban con mi astucia, le dimos la razón al joven siervo ministerial (Decir la verdad no es pecado), y al de circuito y distrito les dijimos que como no se le había dado consejo con anterioridad debería permanecer en su puesto. JAJAJA todavía me acuerdo de la cara de aquellos. Les aplicamos sus propias normas


Si tu eres anciano y estás leyendo estos post, mi única solicitud es que protejas a tu rebaño, la expulsión te da esa herramienta, pero a la vez recuerda que juzgas para el Altísimo y una mala decisión puede acabar con la fe de cualquiera.



y les dijo a los jueces: "Miren bien lo que hacen, porque ustedes no juzgan en nombre de los hombres, sino en nombre de Yavé, que está con ustedes cuando administran justicia. Que el temor a Yavé esté con ustedes. Cuiden bien lo que hacen, porque Yavé, nuestro Dios, no tolera que se hagan favores a uno más que a otro; no soporta a los jueces pervertidos ni a los que se dejan comprar con regalos." (2 Crónicas 19:6-7 BLA)





Por último vamos a ver algunos ejemplos de expulsión tonta decretadas por el cuerpo gobernante como se lo prometí a un lector hace un mes…

7 comentarios:

  1. excelente material, solo difiero que "remocion" de la que habla la Biblia no es expulsion, aunque concuerdo con las amonestaciones, hace poco le dije a un anciano que ellos eran esclavos del procedimiento mas no libres en el amor del Cristo, de a poco muchos van a ver la Verdad Biblica por encima de las religiones, incluso si estas alegan que son la "Verdad"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad remociòn no es lo mismo que expulsiòn se me fueron las teclas escribiendo mis recuerdos.

      Eliminar
  2. Juan Esteban me gustaria que me permitas por favor poder sacar algunos de vuestros post para poder compartirlo en mi blog conservando vuestro derecho de autor, gracias repitos son excelentes

    ResponderEliminar
  3. Como siempre muy buen aporte hermano.
    Esperamos ansiosos tus proximos temas
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Hermano, ¿puede subir el Widget para suscribirme y recibir por e-mail sus estudios?

    ResponderEliminar

Opina: